• Fashion revolution
  • ciclos
  • diseño de moda
  • bachillerato artes
/Actualidad / Una joya de mujer

Una joya de mujer

28.10.2011

La briviescana Manuela del Campo dice que desde que ganó la XVI Edición del Concurso Artesanal Pieza Única de Burgos no han dejado de pasarle cosas buenas

La artesana posa en su establecimiento y muestra la obra premiada

M.J.F. / Briviesca

Manuela del Campo, como dice ella, tiene nombre de folclórica «o algo así» pero es más de Briviesca que el Templete de la Plaza Mayor. A esta mujer de 39 espléndidos años se le puede llamar artesana, orfebre o joyera porque lo es todo y además reivindica y mucho la creatividad en las piezas. «El artesano hace objetos con una utilidad pero también por el puro placer de crear, como cualquier otro artista», dice. Formada en Burgos, Logroño y Frías, la burebana posee tienda y taller propio y sus creaciones son cada día más conocidas. Su próximo reto es crear colecciones propias.
De momento, trabaja de forma personalizada y por encargo tratando con absoluto mimo al cliente para darle lo que pide. «A veces, no es fácil porque mi misión es plasmar aquello que tiene en su imaginación», afirma. Sus compradores son sobre todo mujeres pero también hombres que adquieren piezas para mujeres. «Lo que vendo es exclusividad, cariño y tiempo», indica.
Pero ¿qué tiene Manuela que no tienen otras? Pues, por ejemplo, que hace poco más de un mes ganó el premio a la mejor creación tradicional en la XVI Edición del Concurso Artesanal Pieza Única de Burgos. El ‘culpable’ fue un sonajero forjado en plata y oro e inspirado en un relato breve escrito por ella misma y titulado El árbol de los dulces sueños.
La briviescana asegura que el premio ha sido un verdadero talismán y añade que desde que lo ha recibido no han dejado de pasarle cosas buenas. «He notado mucho el cariño de la gente y ha aumentado el número de clientes», dice. Y aprovecha la ocasión para alabar la tarea de Coarte, colectivo organizador del certamen. «Nos apoya mucho y lucha por la profesionalización de los artesanos», indica. Cuando habla, Manuela compara el arte con la cocina «porque también es una cuestión de proporciones» y hace absoluta apología del ritmo lento. «No tengo prisa», dice. «Creo que eso lo da el oficio», añade.
Abrió su tienda en la capital burebana hace algo más de cuatro años, justo antes de que nadie fuera capaz de prever la incierta crisis económica que está azotando al país. Pero ella sigue su camino y no faltan seguidores. En su catálogo hay bolsos, collares, pendientes, anillos, grabados, maletines, vírgenes, crucifijos… y los materiales son tres: cuero, plata y oro. «Cuero de primera de Palencia, que por aquí se hacen las cosas muy bien y a veces valoramos más lo de fuera», precisa.

«Menos es más»

Manuela afirma que en el proceso creativo «menos es más» aunque reconoce que la sencillez es muy difícil. Más de una vez vuelve a fundir las piezas, pero nunca es en vano. «Siempre sacas algo, siempre aprendes algo», indica. Durante su conversación, halaga a sus maestros Luis Rioja y Alfonso Polo y resalta la importancia de formarse «porque te ahorran un montón de tiempo y no te pierdes por el camino», afirma. En Briviesca se siente muy a gusto y no cree que deba estar en otro lugar haciendo lo que hace. «Quiero lo que tengo y tengo lo que quiero», afirma. Está a gusto rodeada de los suyos en la capital burebana y tiene gran ilusión por seguir creando. Hace no mucho tiempo, diseñó una taba de plata, símbolo importante para los briviescanos por el tradicional Juego de la Taba y la idea está funcionando muy bien.
En su tienda no hay mostrador, sino una preciosa mesa de estilo colonial hecha en Bali. «Un capricho», dice. Y sobre ella, siempre el bloc de dibujo y, por supuesto, el ordenador donde guarda todas las fotos de sus creaciones. Durante la escasa hora que dura la entrevista, han entrado a la tienda tres clientes pidiendo «algo especial». Y ahí está Manuela.

Fuente: http://www.diariodeburgos.es/

(1033)

|
© 2019 EASD Burgos | Aviso legal | easdburgos.es | Acceso |