• ciclos
  • diseño de moda
  • bachillerato artes
/Actualidad / Noticias / La magia de Cortiguera es inmortal

La magia de Cortiguera es inmortal

18.09.2014
01AA8227-DD12-C432-D7ABD313BD3D41E9
Las ruinas de su iglesia vuelven a albergar vida; moda en este caso, una colección de prendas con un mensaje reivindicativo y actual diseñada por la burgalesa Tamara Villa.
 

De aire medieval y situado en el margen izquierdo del Cañón del Ebro, Cortiguera es un pueblo de recio abolengo, al menos eso dicen de él sus antiguas casonas solariegas. Su aislamiento, la falta de trabajo y la emergente industria del País Vasco confluyeron en los años sesenta y aquí comenzó su decadencia. Hacía el año 1965 los últimos habitantes abandonaban el pueblo. Actualmente, el abandono está perdiendo la batalla, el arreglo del camino de acceso y la rehabilitación de algunas viviendas hacen que ya no se pueda considerar a Cortiguera como uno de los pueblos deshabitados de la provincia.

Su iglesia, en estado de ruina e invadida por la vegetación, ha sido el escenario en el que la joven diseñadora burgalesa, Tamara Villa, ha decidido grabar el vídeo mediante el que presentará su colección de ropa. Ésta se compone de cuatro conjuntos diseñados para su Proyecto Final de Enseñanzas Artísticas Superiores de Diseño. Aunque también tiene otros fines para sus diseños, «la intención es darme a conocer, quiero presentarme a la pasarela de Castilla y León que se celebrará el próximo año y pretendo participar algún concurso», confiesa esta diseñadora de 26 años.

Hasta ahora no habían trabajado directamente juntos pero Tamara conocía a Teseo, producciones audiovisuales, por un vídeo que estos grabaron para la Escuela de enseñanzas Artísticas. Así que, cuando le surgió la idea de realizar el vídeo pensó automáticamente en ellos.

La relajada, tranquila y aislada vida de Cortiguera se vio alterada durante unas horas, algo que los vecinos acogieron con hospitalidad y amabilidad. El vídeo se rodó en una sola noche por ocho personas, «había que hacerlo en un día por facilidades para todo el equipo. Es un sitio difícil de acceder para la furgoneta porque necesitábamos llevar generadores porque allí no hay luz eléctrica y había que iluminar los escenarios. Colocar el material fue lo que más tiempo nos llevó», explica Javier Rodríguez de Teseo.

Tamara buscaba un sitio tenue, tétrico y abandonado pero que tuviese encanto y así acabaron en la iglesia de Cortiguera. «El resultado es muy bueno, el entorno acompaña y nosotros lo volveremos a utilizar, ha sido un descubrimiento», comenta Javier.

 

prendas con mensaje. La noche, ruinas, abandono, entorno lúgubre unidos al hechizo, la magia o el embrujo eran las características que debía cumplir el entorno en el que se grabase este vídeo de moda. Primero llegó la idea que Tamara quería transmitir y después vinieron los diseños de la colección. Dicen que la Historia se repite y que sus lecciones no se aprovechan. Algo parecido manifiesta la diseñadora con estas prendas y, aún más, en el vídeo de presentación. Los diseños se basan en la caza de brujas, es esas mujeres del siglo XVI a las que por salirse de lo común ya se le consideraba brujas, algo que Tamara ha querido comparar con las feministas actuales. El vídeo intenta reflejar la evolución de una mujer rebelde, que contraviene las normas del momento y cómo va evolucionando hasta que se convierte en una bruja y es condenada como tal. Con el mensaje final Tamara quiere transmitir que «gracias a mujeres así se han ido consiguiendo logros y avances, ellas fueron la iniciadoras». La frase con la que finaliza el vídeo así lo expresa: «La brujería era el miedo al conocimiento que podían tener algunas mujeres. Con la muerte de estas mujeres terminaba el concepto de mujer libre. Bruja S. XVI = Feminista S. XXI».

Para expresar su idea en el vídeo contó con la experiencia de Teseo pero las prendas también debían reflejarlo. Diseñó ocho prendas para ello. Una capa larga, desmontable, que se convierte en una cazadora, con capucha grande, una camisa con cuello alto, una falda plisada suelta de cintura e incluso un miriñaque, una especie de refajo interior de tela rígida o muy almidonada que usaban las mujeres. En este caso, el miriñaque transmite la sensación de que la mujer está encarcelada, es su metamorfosis a bruja.

Las ruinas de la iglesia de Cortiguera volvieron a albergar vida que quedará plasmada en este vídeo de una colección de ropa reivindicativa, porque ningún lugar es malo para el medio de comunicación universal, el arte.

 

Fuente: http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z01AA7DDE-BCE6-E7CB-CF5814481093F4C6/20140917/magia/cortiguera/es/inmortal

(444)

|
© 2019 EASD Burgos | Aviso legal | easdburgos.es | Acceso |