• titular3
  • titular2
  • titular1
/Actualidad / Entrevista al director de la EASD Burgos Roberto Izquierdo Peñacoba

Entrevista al director de la EASD Burgos Roberto Izquierdo Peñacoba

23.05.2013

La Escuela de Arte y Superior de Diseño cumplirá en 2013 cuarenta años en Burgos.La Escuela de Arte y Superior de Diseño cumplirá en 2013 cuarenta años en Burgos. Cuatro décadas en las que no se han dedicado a formar artistas, sino profesionales de distintas enseñanzas artísticas: desde Dorado y Policromía hasta Ebanistería Artística o Esmaltes al Fuego. Y, ahora, abren otra etapa en la que pretenden ganar visibilidad en la ciudad mediante la colaboración con el comercio o siendo sede de la próxima Pasarela de la Moda de Castilla y León, que se celebrará el 5 y 6 de junio. El centro que dirige Roberto Izquierdo es peculiar por los estudios tan específicos que imparte, pero también por el hecho de conjugar Bachillerato con ciclos de Formación Profesional y otros de grado, como en cualquier facultad. La diversidad de los 324 alumnos del centro enriquece y, al mismo tiempo, supone un reto para el equipo directivo, como explica Roberto Izquierdo.
¿Qué objetivos considera conseguidos?
Los cambios más significativos tienen que ver con la posibilidad de introducir las enseñanzas artísticas superiores. Había que hacer ver que teníamos vocación y queríamos asumir esas enseñanzas, prueba de ello es que fuimos pioneros en introducir estudios superiores en Diseño de Moda en Castilla yLeón. Luego vinieron otras provincias, pero la vanguardia fue Burgos.
Llevan poco más de un año en el nuevo edificio junto a Humanidades. ¿Qué tal?
Muy bien. Cumple perfectamente las funciones para las que fue creado y está pensado para poder asumir más oferta educativa, por lo que se puede crecer perfectamente.
Ahora que empieza el período de matriculación, ¿cree que será posible crecer en alumnado?
El Bachillerato está estable, llevamos unos años con el cupo que establecimos y lo que está creciendo mucho estos años son las Enseñanzas Artísticas Superiores con Moda y también las Profesionales, aunque no en todos los ciclos de la misma forma.
El edificio puede crecer y es una reivindicación legendaria de esta escuela el impartir estudios de Fotografía y Diseño Gráfico. ¿Cómo está ese tema?
Nosotros queremos asumir todo lo que la Consejería de Educación nos quiera dar. Nunca nos hemos arrugado ante ningún reto, como quedó demostrado en 2004 con la implantación de Diseño de Moda. Creemos que Burgos puede tener más oferta educativa y, sobre todo, más interesante para la ciudad. El ciclo formativo de grado superior de Fotografía es una reivindicación antigua, antigua… Siempre pensamos que era muy buena para complementar las enseñanzas superiores y ahí se ha quedado. Se lo llevaron Soria y Ávila porque quitaron otros ciclos y se lo dieron.  Y en cuanto a los diseños, creemos que Burgos es una ciudad industrial y productiva en la que puede funcionar bien como valor añadido. Aquí tenemos diseño de interiores, pero está Diseño de Producto en Segovia y Diseño Gráfico en Soria. Cuantas más sinergias se establezcan entre enseñanzas afines siempre es más enriquecedor, lo estamos viendo cada día. Pero hay comunidades que tienden a aglutinar y Castilla y León a repartir… Es un proceder político sobre el que no hay mucho que decir.
Entonces, de crecer, de momento nada.
No. Eso son decisiones políticas que vienen de arriba, aunque nosotros asumiremos todo lo que nos llegue. No vamos a poner ni muros ni zancadillas
Pero, ¿hay alguna oferta de la Consejería?
Nada. Ahora está todo muy parado.
Y ya que no se crece, al menos mantenerse. El año pasado perdieron algunos cursos de los ciclos de Esmalte sobre Metales y Dorado y Policromía por falta de alumnado. ¿Habrá posibilidad de retomarlos el próximo curso?
El otro año se suprimió primero y ahora estamos a la espera de ver si hay número para implantarlo o no. Depende de la Consejería. Eran ciclos que llevaban con nosotros desde que se creó la Escuela y eran muy queridos. Y, además, son especialidades a extinguir en el conjunto nacional, lo cual es una pena porque lo ideal sería darles una vuelta para que tuvieran encaje en el sistema educativo y se pudieran conservar. Pero si vamos al número, es difícil. No pueden estar encajadas en los parámetros de la enseñanza reglada, hay que encajarlo de otra forma.
O sea que, de momento, no se sabe.
No. Como últimamente lo que funcionan son los números, todo dependerá del alumnado que haya. Yo entiendo que el encaje es difícil, pero también hay que hacer un esfuerzo, siempre y cuando no haya un gasto añadido. Y si tú tienes que mantener unas instalaciones y un profesorado que te viene dado, tampoco… Pero bueno, no me voy a meter, porque son cosas de la Consejería. Nosotros intentaremos mantenerlo.
¿Temen por algún otro ciclo?
Por ahora esperamos que no, porque se nota, como en toda la Educación, que hay una creciente demanda de gente que ha salido de lo profesional y tiene que hacer algo. Notamos una inercia para volver a estudiar. En ese sentido, no veo peligro. Y en otros estudios tenemos que dejar gente fuera. En Moda tenemos un cupo de veinte y el año pasado tuvimos que coger 33 y dejar catorce fuera en primero. Pero es que no se puede dejar a la gente fuera si lo quiere hacer, aunque el trabajo redunde en el profesorado.
En otros centros que imparten Formación Profesional [aquí, Enseñanzas Artísticas Profesionales] se da la circunstancia de que ahora hay muchos titulados universitarios. ¿Ocurre aquí?
Sí, sí. Muchos. Este año, que aumentó de forma representativa Artes Aplicadas de la Madera, hay varias personas licenciadas. No les interesa tanto la titulación, porque es inferior, pero sí el conocimiento, el manejo.
Volviendo a la moda, ¿qué pasa ahora para que tenga ese tirón?
Buena pregunta. Cuando nos plantearon la posibilidad de impartir Moda nos sorprendió a todos porque somos técnicos, pero luego te vas dando cuenta de que la moda no es solo indumentaria o vestimenta. Es eso, y mucho más. Es comunicación, transmisión de un estilo de vida… Y te vas dando cuenta de la riqueza que tiene el trabajo en las redes, el saber comunicar mediante la imagen un producto. Me llama la atención que una empresa de Amazon que se encarga de vender vía online y se llama Buy Vip nos pida diseñadores de moda. ¿Para qué, si no confecciona nada y solo vende lo de otros? Pues los tiene para preparar estilismos y dar la mejor información posible de ese producto.
Para que entre por los ojos.
Sí, sí. Y vemos que es en esos nichos de mercado en los que más hueco hay, mucho más que en la producción, en la creación de moda. En cómo presentar o comunicar productos. Las enseñanzas de Moda no han tenido tradición en España, son novedosas, y creo que posibilitan la apertura de nichos que todavía están hasta por definir y que no tienen que ver con la creación de indumentaria o los complementos. Y también está mal que yo lo diga, pero creo que los estudios de Moda tienen tirón porque la escuela se lo tomó muy en serio y Burgos tiene un prestigio como escuela de Diseño.
A la hora de estudiar Diseño de Moda, ¿alguien que no sepa nada tiene cabida en la Escuela o se exigen unos mínimos conocimientos?
No, no se les exige que sepan porque no es un postrado ni un máster ni nada. Al final es un grado en las enseñanzas Superiores o unos ciclos en las Profesionales. No se les pide más que una prueba de acceso en la que se pueda intuir una serie de capacidades o que estás preparado para ello.
¿Cuándo serán las pruebas?
Las de los ciclos saldrán esta semana y para las enseñanzas superiores tenemos la prueba de madurez el 18 de junio y el 25 de junio las específicas de acceso, como la selectividad.
Han salido ya varias promociones de diseñadores de Burgos. ¿Están trabajando en su especialidad?
No tengo un seguimiento pormenorizado de todos, pero creo que todo el mundo está en alguna historia. Pero también hay que tener en cuenta que antes no había enseñanzas regladas en Moda como tal y ahora sí. Y, también, las consecuencias de la destrucción del sector textil. Hay que analizarlo desde todos los puntos de vista.
Varios alumnos de la Escuela trabajan en el extranjero gracias a becas de intercambio. ¿Tienen oportunidad de conseguir más?
Creo que las becas están en un porcentaje adecuado al alumnado que tenemos ahora. Y, sobre todo, lo más importante es cubrirlas. Lo que está mal visto es que solicites y luego no cumplas. Es preferible hacer un proceso de selección y que sea como un premio. Todos deberíamos tener la opción de optar a una beca, pero es mejor que se vea como algo que hay que ganar. Creo que ahora hay que ser más socio de acogida, para ver lo que hay. Este año nosotros tenemos dos alumnos de Nápoles, otra de Polonia y otra de Lituania.
¿Cómo está la polémica judicial por el nombre de Grado en Moda, cómo se va a resolver?
Eso es algo que tiene que resolver el Ministerio [de Educación] y todas las consejerías. La sentencia, lo que dice es que estas enseñanzas tienen todos los requisitos exigidos dentro del Espacio Europeo de Educación Superior. Es decir, es una Escuela Superior y cumple los mismos requisitos que la institución Universidad. Es una escuela como puede ser la Politécnica. La Universidad pide que se diferencie, pero el último consejo de Estado de Educación ha dicho que si alguien quiere diferenciarse, que se ponga apellido: grado universitario. Pero no queremos entrar en esa polémica, nuestras enseñanzas están adaptadas y el nivel es grado.
A primeros de junio se celebra la Pasarela de la Moda en la escuela. ¿De qué manera se quiere diferenciar con respecto a ediciones anteriores?
La pasarela de la Moda de Castilla y León depende de la Consejería de Hacienda. Poco a poco nos hicimos un hueco para que contaran con nosotros, pero son ellos quienes lo montan. El problema es que antes contaban con un presupuesto y ahora tienen mucho menos. Entonces, hay que buscar apoyos y ayudas de todos para que la pasarela de Castilla y León y, sobre todo, que no se vaya de Burgos. Una empresa ganó la licitación y es la que lo organiza. Nosotros somos colaboradores.
Pero aunque la Escuela no sea organizadora, la pasarela significará algo.
Por supuesto. Significa que hemos conseguido atraer al mundo de la pasarela, que la pasarela sea un trampolín para que los alumnos puedan presentar sus ideas y puedan presentarse ante la sociedad y las empresas. Trasluz, por ejemplo, cuenta con tres o cuatro personas de la Escuela en su departamento de diseño. Ahora estamos con un acuerdo de prácticas con Ory.
¿Son receptivas las empresas de Burgos?
Sí. Yo creo que ahora lo ven. Nosotros siempre hemos apostado por ofrecer prácticas en todos los estudios, incluso en los que no se pedían. Y en Buy Vip, por ejemplo, las prácticas no están nada mal. Trabajan mucho, pero cobran 1.200 euros. Y estamos notando que a la gente ahora se la coge antes de que acabe los estudios y tienen que presentar un proyecto de final de carrera. Entonces, recomendamos que titulen y luego, que trabajen.
Pues en un momento como este no deja de ser llamativo que haya quien no puede terminar la carrera porque tiene trabajo, y eso siendo unas enseñanzas minoritarias.
Son minoritarias, sí, pero tenemos que ser conscientes de que no se puede sacar muchísimas promociones. Lo bueno y lo malo que tiene Diseño de Moda es la deslocalización. Tú no puedes pensar que lo que va a salir de aquí lo vaya a absorber ni la provincia de Burgos ni Castilla y León. El problema para los padres es que yo creo que sus hijos van a estar trabajando fuera, en los polos donde se mueve la industria.
Iniciativa con escaparates. ¿Qué más?
Estamos abiertos a transmitir a la sociedad todo lo que se nos pida. Con el proyecto de escaparates vamos a intentar dinamizar un poco el pequeño comercio y hacer que la cultura fluya un poquito. Luego, la Pasarela y algún acto que irá saliendo por ahí como uno que consiste en vincular productos de la provincia y proyectos de moda. Gastronomía y moda. Una propuesta interesante e iniciativa de las Merindades y la Diputación.

Fuente: Diario de Burgos

|
© 2018 EAS Burgos | Aviso legal | easdburgos.es | Acceso |