• accaso y admisión
  • bannerproducto-01
  • bannermoda-01
  • cuero_88 copia
  • banner.animacion-01
  • bannerfoto-01
  • bannerilus-01
/Actualidad / Fashion Revolution | Es momento de una Revolución de la Moda.

Fashion Revolution | Es momento de una Revolución de la Moda.

18.04.2022

Esta semana celebramos la revolución de la moda en la EASD para divulgar un consumo de moda más responsable. Todos tenemos el poder de actuar y ahora es el momento de levantarnos juntos por un nuevo sistema de moda regenerador, restaurador y revolucionario.

Esta semana rememoramos el desastre del Rana Plaza en 2013, un edificio en Bangladesh que albergaba varias fábricas de ropa donde 1133 personas murieron y 2500 resultaron heridas. Desde entonces, personas de todo el mundo se han unido para usar la moda como herramienta de poder para cambiar el mundo. Creemos que un cambio positivo puede suceder si todos comenzamos a pesar diferente. Queremos una industria de la moda limpia, segura, justa, más transparente y más responsable. Queremos que la moda sea una fuerza positiva. Creemos en una industria que valora la gente, el ambiente, la creatividad y que recibe ganancias de manera equitativa.

Es momento de una Revolución de la Moda.

El Intercambiador. Miércoles 20 de abril de 2022.

Las prendas que una persona ya no quiere pueden ser un tesoro para otras. El Intercambiador es un espacio de encuentro para cambiar ropa en perfecto estado que por diferentes razones ya no usemos.

En relación con el tema de este año en el que se centra la campaña Fashion Revolution, desde las asignaturas de Mercadotecnia y Proyectos IV se realiza un intercambiador de ropa. Una iniciativa del alumnado de 3ºEEAASS dirigido a todos los estudiantes de moda y producto en el aula B06.

La actividad se llevará a cabo desde las 11:45 hasta las 14:00h y se realizarán turnos para entrar en el intercambiador.

1º turno de 11:45 a 12:05 _3º EEAASS moda

2º turno de 12:05 a 12:40h_ 1º y 2º EEAASS producto y moda

3º turno de 12:40 a 13:15 1º y 4ºEEAASS moda

La industria textil es una de las industrias globales más importantes a día de hoy, la cual representa aproximadamente el 10% de las emisiones globales de carbono y casi el 20% de las aguas residuales debido a lo que conocemos como “Fast fashion”. En el informe Pulse of the Fashion Industry de Global Fashion Agenda y Boston Consulting Group se estima que, de acuerdo a las tendencias de consumo actuales y las perspectivas de crecimiento, el consumo de agua, las emisiones de CO2 y la generaciónde residuos aumentarán entre 50 y 63% a 2030.

Este fenómeno en constante crecimiento es debido a las grandes empresas de moda rápida a las que los ciudadanos constantemente alimentamos. Cada vez compramos más cantidad de ropa por menos dinero lo que conlleva el uso de una mano de obra más barata y un enriquecimiento mayor de las grandes empresas que hay detrás. El poder del dinero en el mundo de la moda es el tema que el movimiento global Fashion Revolution presenta este 2022, proponiendo diferentes campañas para intentar frenar el gran impacto ecológico de la industria textil, así como las malas condiciones y los bajos salarios que soportan los trabajadores. Fashion Revolution propone diferentes campañas a través de las cuales intentar concienciar cada vez a más gente haciéndonos partícipes del movimiento. Más de 100 países forman ya parte de Fashion Revolution. Una de las campañas más conocidas a nivel mundial es el “who made my clothes?” En la que se toma unafoto, a veces con la ropa dada la vuelta dejando ver la etiqueta, a diferentes personas con un cartel en el que se lee la famosa frase “Who made my clothes?”. A su vez también existen fotos de la gente que verdaderamente ha confeccionado nuestra ropa y que las empresas esconden tras su bonita fachada.

Este año, la campaña se desarrollará del lunes 18 al domingo 24 de abril, con el objetivo de reinventar colectivamente un sistema de moda justo y equitativo para las personas y el planeta.

ENTREVISTAS

Durante la semana de la Fashion Revolution, se han realizado una serie de preguntas a un público muy variado, desde profesorado de la escuela hasta personas externas e inexpertas en el sector de la moda.

En primer lugar, conoceremos las respuestas de Adriana Álvarez, una profesora de las Enseñanzas Artística y Superiores de Diseño de Moda, que ha sido una de las promotoras de esta campaña dentro de la E.A.S.D. Burgos. Ella junto a Enma Sancho se encargaron de una de las actividades: El intercambiador.

Como docente de esta industria podrías explicar qué es el fast fashion y qué repercusiones está teniendo en la actualidad.
Se trata de un sistema de producción que hemos heredado de la industrialización, pero que como está ocurriendo en otros sectores, es necesario actualizar. Su actual funcionamiento resulta insostenible, pues no hay recursos para seguir produciendo a gran escala.

Durante esta semana has sido una de las impulsoras de “El Intercambiador”, externamente ¿piensas que la moda circular podría ser el futuro?
Creo que la economía circular puede ayudar a equilibrar producción-consumo. Si hablamos de moda, aplicaría las 7R: rediseñar, reducir, reutilizar, reparar, renovar, recuperar y, lo más importante, reciclar.

Respecto a la anterior pregunta ¿Conoces alguna empresa o compañía que utilice el modelo circular?
Por suerte, el sistema circular está en auge. Están las aplicaciones más conocidas como Vinted o Percentil, que se basan en la venta en segundos mercados. Pero veo más interesante la servitización, como por ejemplo Ecodicta que se enfoca en el alquiler, o Run to Wear que consiste en un simple intercambio, como el que hemos realizado hoy en la EASD Burgos.

Cuando vas “de compras” ¿Qué tipo de tiendas sueles frecuentar? ¿Te sueles fijar en el tipo de producto que compras?
Me inclino por la compra de segunda mano, pero cada vez es más difícil encontrar prendas de calidad decente. Por eso, cuando compro ropa nueva, no me fijo en la marca, sino es las posibilidades que tiene la prenda en concreto: que sea combinable, cómodo, que no necesite plancha (así evito el uso de energía), y si es posible, que ocupe poco espacio en la maleta o armario.

¿La sociedad es consciente de lo que supone el fast fashion y las consecuencias que puede acarrear?
Creo que la sociedad reconoce que la moda sostenible es necesaria, pero no se sabe muy bien cómo, ni qué hacer. Es importantísimo conocer la trazabilidad de los productos, además de poder contabilizar el impacto que genera cada proceso, fundamental para tomar las decisiones correctas.

Volviendo a la actividad de “El intercambiador” ¿Crees que ha sido una buena idea hacer esta iniciativa?
Por supuesto. Muchos creen que esto de la moda sostenible es algo aburrido, pero hoy hemos pasado un rato muy divertido, pudiendo estrenar cosas sin que le cueste nada al planeta.

Siguiendo con las entrevistas, ahora le toca a Susana Rioseras, una de las profesoras que más tiempo lleva dando clase en la escuela burgalesa. En la actualidad, al igual que Adriana da clase a los futuros diseñadores de moda, siendo quien les enseña historia en varios cursos además de otras asignaturas más prácticas como gráfica.

Como docente de esta industria podrías explicar qué es el fast fashion y qué repercusiones está teniendo en la actualidad.
El «fast fashion» forma parte de una visibilización, de lo que a partir sobre todo del año 2000 y del siglo actual se empezó a denunciar a todos los niveles, pasó con la comida por ejemplo y por supuesto tenía que pasar con el comercio textil, que es esa obsolescencia programada que decimos que se aplica absolutamente en todo.Una consecuencia lógica de un capitalismo, globalización, mercantilista que no tiene fondo y que no tiene límite. Que va solo de la acumulación del capital de las grandes compañías, grandes capitales, siempre en detrimento de la calidad de lo que nos venden y de lo que consumimos en general que es cada vez más caro y peor. Y luego hay una deslocalización muy fuerte textil, que se ve muy clara con las materias primas también a todos los niveles; con la comida lo estamos viendo, te venden comida ecológica y resulta que son espárragos que están viniendo de Perú (pues no puede ser muy ecológico), aunque no les echen químicos cuando los están trayendo de la otra punta del planeta. Claro que con la deslocalización de la industria textil pasa exactamente lo mismo, al final hemos dejado nuestros productos; aquí por ejemplo la lana, materiales textiles que se han utilizado siempre, históricamente han sido identitarios nuestros pues por tejidos que ya sabemos, que aparte de ser químicos, todos sus procesos de tintados y tal están externalizar en países donde la mano de obra es casi esclava. Pues eso es un poco lo que se está denunciando, por una parte, es genial que se visibilizare y que haya una conciencia social. Por otra, pues nos sitúa en un panorama un poco desolador, que ya sabemos que los precios son más baratos precisamente por esas bajas calidades y tal.

Sabiendo lo que opinas acerca del sobreconsumo, ¿qué opinas de la moda circular y cómo los ciudadanos lo podrían llevar a cabo de una forma eficiente y duradera?
Pues yo creo que eso de una manera lo hemos hecho siempre quienes estamos o quien ha estado, en épocas más precarias, cuando sabíamos que no te llegaba entonces es una cuestión práctica. La moda circular significa que quizás es necesario que valoremos más las calidades, aunque por supuesto, hay que exigir al mercado que abarate los precios. Está claro que, por un lado, nos están diciendo estos mensajes de que paguemos más cuando es mejor la calidad, pero, por otro lado, los sueldos van bajando, la gente cada vez está peor. A la gente joven especialmente se le vende que es mejor tener cuatro camisetas malas, tirarlas y comprarse otras cuatro en la temporada siguiente que tener una buena. Entonces quizás sí que poco a poco el consumo va cambiando y la moda circular, igual que la economía circular es pensar un poquito en el futuro. Es eso el usar prendas de segunda mano, que vemos que incluso hay prendas de hace muchos años igual que a todos los niveles. Todo tipo de objetos que tienen muchísima más durabilidad, mucha más calidad e igual tenemos que apostar por esas prendas actualmente y que se den cuenta también del consumo que tenemos ¡Qué nos sobra de todo, que es mejor tener menos y mejor, incluso intercambiarlo! Valorar las prendas hechas con cariño, con buenos materiales y darle más vida, que no tiene porque ser tuya siempre, que siempre la podemos cambiar, cosa que no se puede hacer con las prendas de baja calidad.

Aunque no seas habitual compradora de ropa por lo que comentas, ¿Dónde sueles comprar las prendas que están en tu armario y en qué te suele fijar al elegir el producto? La verdad que me gustaría consumir más en el comercio local, pero al final también como han cambiado mucho los hábitos, al final compramos mucho por Internet. Yo intento que sean de aquí, españolas, intento también ese equilibrio calidad-precio; que no sean multinacionales textiles. Además, a mí de toda la vida me ha gustado mucho el rastro, cuando no había tiendas de segunda mano, a mí me encantaban estos montones de ropa reciclada, que hay en el rastro que encuentras cosas hasta de marca, sí que es verdad que luego hay que lavarlas más, pero ahora existen muchas tiendas de segunda mano como “Arrropa”. Luego por Europa, yo que he estado mucho en Alemania, allí nos llevaban un poco la delantera con esto de la segunda mano y demás. La verdad que siempre me ha encantado descubrir cosas de segunda mano en mil sitios antes de que fuera tendencia y demás. En conclusión, tampoco es que me guste una marca en especial, ni que vaya a una tienda en especial, suelo mirarlo bastante también porque tampoco es que me gaste muchísimo en ropa, pero bueno un poco esa idea de la que estábamos hablando.

Después de hablar y saber la opinión de dos profesoras, también se cuestionó a Fátima García, quien imparte la parte más internacional en la escuela. Ella es la profesora de inglés y aunque no sea una especializada en el tema de la moda, si que tiene un gran interés, ya que una parte de sus alumnos estudian esta industria.

¿Cómo definirías tú el término: fast fashion? ¿Cuáles crees que han sido las consecuencias de este?
Fast fashion es esa cantidad exagerada de ropa que se crea y consume en poco tiempo. Por un lado, una de las buenas consecuencias es que hemos tenido acceso a montones de ropa de una manera económica y fácil. Sin embargo, por otro lado, existen consecuencias negativas como: al producirse tanto, se desperdicia mucho de ello.

Para que no haya desperdicio del que hablas sabemos que existe un tipo de consumo que se denomina como moda circular. ¿Qué entiendes por este término?
Entiendo por moda circular a reutilizar prendas. Me parece una manera muy interesante porque a veces tiramos o descartamos ropa que está bien y que todavía otra gente o incluso nosotros mismos podemos volver a utilizar en un tiempo. Es una buena manera para evitar un excesivo consumo.

Cuando vas de shopping, ¿qué tiendas sueles frecuentar para elegir tus outfits? Por desgracia todas las relacionadas con el fast fashion, mayoritariamente las del grupo Inditex o Bimba y Lola. He intentado consumir en otras tiendas como de segunda mano, pero me resulta difícil encontrar cosas por cómo están distribuidas.

Por lo que comentas no es nada fácil esquivar el fast fashion, pero ¿la gente está concienciada de ello?
Es consciente hasta cierto punto, yo creo que todos hemos oído hablar del fast fashion y sabemos lo que es, pero luego pasamos de ello. A la hora de comprar me resulta más barato ir a Zara, es ropa que me gusta normalmente. Sí, somos conscientes, pero no hacemos efectiva esa consciencia de grupo.

Además de entrevistar a personal de la escuela, se ha querido conocer opiniones de gente más ajena al mundo de la moda, como por ejemplo Inés una joven gallega, estudiante de Magisterio:

Inés, eres una persona joven que consume moda como cualquier persona, pero ¿sabrías decir que es para ti el fast fashion y qué consecuencias está teniendo?
A pesar de no trabajar el mundo de la moda, en rasgos generales considero que el concepto de ̈ fast fashion ̈ se refiere a la “tendencia rápida”, provocando que nunca estés a la última, puesto que cuando acaba de salir una tendencia en las pasarelas (copiadas por las grandes empresas como Inditex) y tú la deseas seguir, al poco tiempo está saliendo otra, y así, sucesivamente. Una de las consecuencias (como ya dije) puede ser de manera general la contaminación excesiva de la industria textil.

Habrás oído hablar alguna vez de la moda circular, ya que actualmente está en tendencia. ¿Crees qué está siendo algo puntual o es algo que va a ser el futuro?
Entiendo que el concepto de moda circular es lo “contrario” al concepto de fast fashion. Considerándolo así, no creo que sea el futuro, pero sí me gustaría que lo fuese, por el bien de todos. Pero viendo la sociedad actual, queda mucho camino por pelear para que esto suceda, al final de una manera inconsciente y casi incontrolable todos y todas caemos en el consumo de las tendencias sin acordarnos de la contaminación y demás factores influyentes.

¿Y qué debería hacer para evitar esta contaminación de la que nos hablas? Como consumidora debería evitar aquellas prendas que no estén dentro de la moda sostenible. En definitiva, intentar evitar todas aquellas prendas que no están comprometidas con un futuro sostenible del planeta.

Volviendo al tema de la moda circular, ¿conoces alguna empresa o compañía que trabaje con la moda circular?
No conozco ninguna, quizá porque no formo parte de este gran mundo y por ello no estoy al día. Pero supongo que sí habrá y estarán peleando por crecer. La verdad una vez realizada esta encuesta me voy a informar porque me parece interesante.

Entonces cuando abres tu armario ¿de dónde dirías que son la mayoría de tus prendas? La mayoría de mi ropa viene del mundo de Inditex o similar. Algunos zapatos del comercio pequeño al que tan importante es apoyar (y siempre se olvida) e incluso de otras grandes marcas como NB, Nike…
Es muy inevitable y queda mucho camino para que esto pueda cambiar.

¿Crees que la sociedad es consciente de lo que está pasando gracias al fast fashion? ¡No! Creo que es un tema al que penas se le da “bombo” a no ser que formes parte del mundo de la moda y estés concienciado.
Sin embargo, la mayoría de la gente no lo considera importante, ni siquiera lo piensa.

(43)

|
© 2022 EASD Burgos | Aviso legal | easdburgos.es | Acceso |